Pamplona rockera

La Sonrisa Metálica estrena su tercer disco que habla sobre los grandes temas del presente

SALOMEA SLOBODIAN.- Pamplona es una ciudad rockera. Aunque de día el Casco Antiguo suena al acordeón de un latino, que todos los días se busca hueco entre la Plaza del Castillo y la calle Javier, la oscuridad de la noche trae consigo una música que pesa más.

Y los lugares favoritos del rock pesado pamplonés son los bares. Callejeando por el centro, un admirador de metal y del heavy puede elegir entre ocho locales que se abren a la oscuridad nocturna con una música cargada de bajos y batería: un rock en inglés, en español y hasta en euskera. Desde luego, el veterano Infernu es quizá la taberna más conocida gracias a sus canciones de buen metal, que se puede escuchar hasta en vivo.

De la poesía a los temas sociales 

En general, Navarra cobija unas 16 bandas de rock duro con reconocimiento, entre las que está la Marea: el éxito del rock urbano a nivel nacional. Formado en 1997 por Kutxi Romero, este grupo de Berriozar conquistó la fama en todo el país e incluso en America Latina. La Marea no solo se presenta como un referente musical en su ámbito, sino sobre todo poético: el vocalista Kutxi Romero llegó a publicar hasta seis libros, cuyas obras a menudo se transforman en letra de las canciones, en unas líneas llenas de sentido, profundas y desgarradoras.

Tampoco le faltan a la capital navarra del rock los estrenos musicales. Los espacios del café-teatro Zentral se abrieron el 13 de octubre para una cita rockera de gran ilusión para los fans de la Sonrisa Metálica: este grupo navarro presentó su tercer disco después de cuatro años de silencio. Aquí no hay nadie. “Este disco recoge algo que nunca había hecho: el tema social“, confiesa Gabriel ―voz y guitarra de la Sonrisa Metálica― al Diario de Noticias (1). El exilio, el bullying, la invasión del medio televisivo… Los grandes problemas sociales salen a la luz, encubiertas de un metal meditado y pulido. Pero no solo se cantan desde el escenario: Gabriel Iriarte aspira a crear un proyecto con los colegios para luchar contra el acoso escolar. Consistiría en que los niños canten la canción Cuentos, que este tema en el nuevo disco, para que se den cuenta de que “pueden y deben decir lo que piensan”  ―explica Iriarte― y para que los padres les escuchen.

La Sonrisa Metálica presenta su disco Aquí no hay nadie en el Zentral pamplonés. SALOMEA SLOBODIAN

Una sala de cuernos arriba 

Se empezó con un par de cañas goteando en la barra de la sala principal del Zentral pamplonés. “A ver qué hay…”, se oían los medio bostezos en una esquina. Se acabó con una sala llena, con ilusiones, saltos enérgicos y hasta temas de conversación conducidos desde el escenario. Así se celebró la noche del 13 de octubre el concierto de los rockeros navarros El Portal de Jade y Sonrisa Metálica.

El grupo El Portal de Jade construye su rock and roll juntando varios estilos rockeros. SALOMEA SLOBODIAN

El Portal de Jade son tres guitarras, batería y cantante flaco con un sombrero trilby gris: irrumpieron todos de golpe con un rock & roll que clamó el infierno. (Sin luces rojas ―un piropo al técnico que evitó los tópicos―: bien). “¡Cuernos arriba!”, gritó el solista Iván Sánchez y se levantaron los cuernos debajo del escenario.

El público, de todas las edades y estilos, se animaba con cada compás. Se podía distinguir algunos metaleros por las esquinas y otros, de pantalón vaquero sucio y camisetas sudadas, que venían con una trayectoria de rockeros liberados que les brillaba en la frente. Marcando el ritmo con todo el cuerpo, se acercó un hombre de mediana edad, calvo y satisfecho (con cara serena), a una mujer que hace tiempo dejó de ser joven. Le dio un beso de saludo, le lanzó alguna frase y prosiguió entre la muchedumbre, dejando a la mujer sonreír con su mirada fija en el escenario, su blusa fucsia adornada con un pañuelo y completada con un tacón de poca altura, barnizado, coqueto y tan chocante en ese ambiente de “camisetismo roto”. “Ey, ey, ey…”, clamó el solista, siempre medio agachado pulsando el ritmo con el tronco. El público le contestó con un chivato ansioso y levantó los cuernos.

Y los volvió a levantar con la Sonrisa Metálica, que siguió el concierto estrenando su nuevo disco, Aquí no hay nadie. El cantante Gabriel Iriarte, con la guitarra color vino colgada encima de un pantalón corto, de entrada marcó la diferencia con el grupo anterior. Su barítono fuerte, rabioso y meditado a la vez, su presencia que llenaba el escenario por sí misma apuntaban a un metal a profundidad, con fuerza, con emociones negras que vaciaban las almas, pero aspiraciones altas, que las llenaban en el deseo de cambio.

El vocalista de la Sonrisa Metálica Gabriel Iriarte interpreta la canción Reflejos. SALOMEA SLOBODIAN

Desde su creación en 2007, la Sonrisa Metálica ha mezclado con éxito y un estilo irrepetible el metal y el rock duro melódico, vagando entre los ecos del rock progresivo de Pink Floyd, la profundidad tonal de System of a Down e incluso de la firmeza ―tan musical― de los metaleros industriales alemanes. La música de la Sonrisa Metálica es contundente. Es masticable por su espesura de mil matices de sabor. Y es compacta: con riffs de mucho peso, emociones y armonía; todo en un conjunto bien estructurado, donde no sobra nada, al que no le falta nada, que hace sonreír metálicamente.

Al grupo de Iriarte le costó salir adelante. Tuvo canciones que fracasaron, otras que dieron unas cuantas vueltas sobre sí mismas y salieron al escenario con un ropaje nuevo, increíble, exitoso. Pero entre músicas y músicas, entre colectivos y colectivos se distingue un paso firme de los “tíos” duros del norte, ganando el aprecio y el apego de los aficionados al rock, que nunca faltarán.

¡Comparta con Pamplona polifónica su sitio rockero favorito de la capital navarra! ¿Dónde suele escuchar el rock? ¿Dónde compra los discos? ¿Dónde se reúne para tocar? ¿Y para hablar de él? A Pamplona polifónica le gusta el rock y también tiene sus lugares mágicos para compartir con usted.

(1) “Están de vuelta, y con fuerza”, Ana Jiménez Guerra, El Cameleón (Diario de Noticias), 12/10/2018.

Anuncios

Publicado por

pamplonapolifonica

Soy estudiante de Filosofía y Periodismo de la Universidad de Navarra y mi vida es la música. He creado este blog para compartirla con el lector, ofreciéndole la actualidad musical de calidad, en un formato narrativo que permita un disfrute con la lectura. Y que dé pie a una comunidad entorno a lo que llega a lo más íntimo de nuestras álmas. ¡De cabeza, pues, a la polifonía!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s